Viajes y Fotografías  de David Monfil
de ruta por


Antes y después de las Auroras Boreales en la Laponia Sueca

Como decía en mi post anterior: Laponia y las Auroras Boreales, la experiencia fue increíble, lo típico que se dice: -“ver para creer”.

En este viaje coincidí con 3 grandes viajeros: Aniko, Miguel y mi compañero de Auroras, Florent. Los 4 viajamos juntos a Laponia por nuestros respectivos trabajos, Aniko y Miguel, Blogueros profesionales, Florent periodista del periódico El Punt ,y yo en este caso viajaba para un encargo de la revista Conde Nast Traveler, sobre la cultura Sami. Pero una vez allí, nos separamos en grupos de 2, ya que íbamos a tratar temas diferentes.

Florent y yo nos fuimos más al norte, rozando el círculo polar ártico y aquí nos encontramos con la gran suerte de poder presenciar las Northern Lights, aunque Aniko y Miguel, unos centenares de kilómetros más al sur, también las pudieron ver.

Viajamos en autobús desde Skellefteå unas 3 horas hasta Arjeplog. Aquí nos vino a recoger a la estación de Autobuses, Anna-Karin, la hija de Lotta, la mujer sami con la que estuvimos un par de días. Todavía nos faltaba 1 hora más de coche hasta llegar a Båtsuoj.

Durante el trayecto, Anna-Karin se mostro amable, pero extremadamente reservada, cosa que no me extraña, quizás en invierno están meses sin tener visitas, hay que pensar que por estas latitudes, hay muy pocas horas de luz y la temperatura media es de -15, por lo que la gente se queda en casa y es normal ser introvertido.

La carretera estaba helada, pero eso no es problema para moverse en Laponia, llevan neumáticos de invierno con puntas de acero, que les dan un agarre extremo, aunque para mí, toda precaución era poca. No me gusta mucho ir de copiloto, así que imaginaos la experiencia para un mediterráneo, ir a unos 90km/h por una carretera local y con una capa, más que gruesa, de hielo. Hubo algunos momentos de tensión inevitable.

Al llegar a Båtsuoj, nos recibió Lotta y nos “acomodamos” en nuestra cabaña, para pasar un par de días de convivencia con la cultura Sami. A partir de aquí, comparto algunas imágenes para ver el antes y el después de las auroras boreales que ya habéis visto en el post anterior.

La Cabaña donde dormimos cubierta de nieve.

Otra cabaña con un puente que lleva casi al centro del lago helado

Una vista desde el lago helado

La cabaña, con el agujero en techo para liberar el humo de la hoguera y que me alerto de la Aurora Boreal.

 

Una vez fotografiadas la aurora en todas dirección, tuve que secarme los pies, ya que en ocasiones la nieve me llegaba hasta las rodillas.

No pude esperar y revisé las imágenes que había tomado.

 

 

Loading Facebook Comments ...

6 Respuestas a “Antes y después de las Auroras Boreales en la Laponia Sueca”

  1. Hola David, yo también tuve esa sensación con la gente cuando viajé hace un par de años a Laponia. Y pensé lo mismo, de hecho, creo que el clima nos afecta indiscutíblemente en la forma de ser. Pero son personas muy humildes.

    Y en las carreteras, creo que más que el hielo, el auténtico peligro vial son los renos, que aparecen de pronto en cualquier parte.

    ¡Cuanto te envidio por las auroras! Viajé para verlas pero no fué posible :(

    Un fuerte abrazo!

  2. David Monfil dice:

    Hola Ainara, gracias por tu comentario. Si, seguro, son gente muy amable y se preocuparon para que estuviéramos bien.
    Tienes razón, renos por todos lados!! ;-) Y seguro que algún día las podrás ver!!

  3. machbel dice:

    Que buena visita, ver auroras boreales es un must no? Algún día

  4. David Monfil dice:

    Si Machbel, una de mis mejores experiencias. Te lo recomiendo.

  5. Aniko dice:

    Un viaje inolvidable… Pienso en Laponia y me dan ganas de teletransportarme nuevamente a esos bosques nevados. Cada vez que hablo de este viaje sonrío (y más ahora, que estoy otra vez en la locura de Buenos Aires). Saludos desde Argentina y muchísimo éxito en tu proyecto de Mama Tunza. Ojalá volvamos a coincidir en algún blogtrip. :)

    • David Monfil dice:

      Aniko! yo hago lo mismo. Cierro los ojos y trato de recordar los momentos de ese viaje. Si me concentro veo las auroras sobre mi cabeza!!

      Un fuerte abrazo desde la distancia, Barcelona, pronto, tu segunda casa!!

Deja tu comentario