Viajes y Fotografías  de David Monfil
de ruta por


De Tjørnuvík a Gjógv y la Isla de Mykines. Islas Feroe

Nos levantamos pronto, era un día clave del viaje y volábamos en helicóptero desde Vágar a la isla Mykines. Podríamos decir que Mykines es la joya de la corona de las Islas Feroe. Pero no pudo ser. Una vez ya en el aeropuerto, nos confirmaron lo que ya temíamos. A causa del mal tiempo el vuelo había sido cancelado. Las rachas de viento, recordar que estamos en medio del océano Atlántico, eran demasiado fuertes y peligrosas para un vuelo comercial en helicóptero. Así que lo pospusimos a la fuerza.

_DMC4070

La noche anterior había nevado y las montañas estaban enblanquecidas

Estos últimos días del viaje a las Islas Feroe nos han acabado de confirmar como sus habitantes viven en paz y armonía, alejados del estrés perpetuo de cualquier gran ciudad europea, como por ejemplo podría ser vivir en Barcelona, Madrid, Paris o Londres. Aquí, la vida es diferente, mucho más calmada y sosegada.

Teníamos la mañana libre y como las distancias son cortas y lo que parece muy alejado en el mapa en realidad está cerca, cruzar las principales islas de un extremo a otro tan solo nos llevaba un par de horas, trazamos “in situ” un plan para la mañana y la tarde: Volvimos para ver la cascada de Gásadalur. La teníamos pendiente ya que el primer día no pudimos. Ya os lo conté en este FotoTweet.

Por la tarde nos dirigimos hacia Klaksvík, el principal pueblo de la isla de Borðoy. Para llegar tuvimos que pasar por el túnel subterráneo o mejor sub-atlántico porque está construido bajo las aguas del océano, que une las islas de Eysturoy y Borðoy. Aquí, los túneles bajo el agua para pasar de una isla a otra son habituales y lo que antiguamente se hacia navegando ahora con estas obras de ingeniaría se hacen en coche. El día no acompañaba mucho así que dimos una vuelta por el puerto y decidimos volver, por la noche teníamos un concierto algo peculiar. El Living Room Concert en la casa particular de Elin Brimheim que ya os avancé en este otro Foto Tweet.

Puerto de Klaksvík, el principal pueblo de la isla de Borðoy

Puerto de Klaksvík, el principal pueblo de la isla de Borðoy

Al día siguiente partimos dirección norte, hacia Tjørnuvík. Es un bonito pueblo rodeado por colinas y accesible solo por una estrecha carretera, a parte de poder llegar navegando por el fiordo como otra opción. Desde la carretera hay la mejor vista y parece como si en un día de fuerte oleaje el agua se pudiera engullir al pueblo. Como iba siendo habitual, el día era nublado y la lluvia hacia acto de presencia según soplaba el viento, lo que le daba al lugar un encanto místico especial que se transformaba a puro color con un simple rayo de sol. Desde la playa, hay la mejor vista a las rocas llamadas las brujas, uno de los puntos de interés del lugar.

Rocas llamadas las brujas, uno de los puntos de interés de las Feroe.

Rocas llamadas las brujas, uno de los puntos de interés de las Feroe.

Tjørnuvík rodeado de colinas y accesible solo por una estrecha carretera

Tjørnuvík rodeado de colinas y accesible solo por una estrecha carretera

Para comer, volvimos a la isla de Eysturoy. Nos esperaban en su casa, Lena y Jákup en el pueblo de Søldafjørður. En las Feroe no hay muchos restaurantes que digamos, pero a favor hay familias que acogen a turistas y les ofrecen buena comida local. Y así fue, Lena había cocinado sopa de pescado, que con el frio que hacia nos supo a gloria. Y para acompañar, como no podía ser de otra forma, canapés de pescado. Para “picar”: pescado seco, carne y grasa de ballena y tacos de pata de oveja curada. Creéroslo o no, pero todo, todo, estaba buenísimo.

Lena nos recibió con una sopa de pescado buenísima

Lena nos recibió con una sopa de pescado buenísima

Cogimos el coche y carretera de nuevo. Ahora dirección Gjógv. Otro encantador pueblo donde tan solo viven 50 personas a lo largo del año, aunque en verano es el lugar escogido por muchos feroenses para pasar las vacaciones. Hay un magnifico GuestHouse, donde nos alojamos, regentado por Eirik Suni Danielsen. Un buen tipo, tuvo la amabilidad de posar para mi con una gran bandera de las islas Feroe. Si vais alguna vez al guesthouse, lo saludáis de mi parte. Gjógv, es un pueblo de postal y muchos pintores y artistas aprovechan el magnifico entorno para pintar. Eirik, con un bueno ojo para los negocios, ha montado en la planta baja del GuestHouse un espacio donde se hacen talleres de pintura. Y es que Gjógv está Rodeado por las montañas más altas de las Feroe y está situado en la confluencia de los valles donde no hay hueco sin hierva además de que cada casa es de un color diferente.

Casas de colores en Gjógv

Casas de colores en Gjógv

La mejor vista está en el camino que bordea el acantilado. Desde de aquí se puede ver la playa y el pequeño fiordo. Justo detrás las casas de diferentes colores que junto a todo su entorno hacen de este pueblo muy especial. Para que se pudiera apreciar las dimensiones del lugar, le pedí a mi compañero de viaje, Xavier Moret, que posara para mí. Y allí lo tenéis, en el borde del precipicio! Con precaución….todo controlado.

Vista de Gjógv, su playa y su fiordo. Con Xavier Moret en diminuto.

Vista de Gjógv, su playa y su fiordo. Con Xavier Moret en diminuto.

El último día fue el día de Mykines. Estuvimos de suerte, se levantó un día con un sol radiante, a diferencia del día que cancelaron el vuelo. Nos despedimos de Gjógv y en 2 horas estábamos en el puerto de Sørvágur en la isla de Vágar. Allí cogimos un barco que nos llevo a Mykines para hacer un trekking. Mykines es espectacular por sus acantilados además del paraíso de los ornitólogos ya que hay una gran variedad de aves.

Acantilados de Mykines

Acantilados de Mykines

Al llegar nos esperaba nuestro guía, aunque en esta ocasión no nos hubiera hecho falta, tan solo teníamos que seguir el camino marcado hacia el faro. Es una caminata fácil aunque con bastantes desniveles. Empezamos subiendo pero pronto se estabiliza y se camina en horizontal un buen rato. A nuestras espaldas, el pueblo dónde solo viven 12 personas, se hacia pequeño y los acantilados cogían protagonismo. Seguimos avanzando y bajamos por un camino escarpado a la roca en la cara norte. Hay escalones y cuerdas. No es peligroso pero más vale saber donde se pone cada pie. Descendidos unos metros, volvemos a estar encarados hacia el sur, seguimos andando hasta llegar a un puente colgante que une la isla principal con un islote anexo. Aquí parada obligatoria para todos aquellos que no tengan vertigo de estar en suspensión a unos 40 metros del agua y poder fotografiar los nidos de Alcatraces y gaviotas.

Puente que une la punta de una pequeña isla con la isla principal de Mikines

Puente que une la punta de una pequeña isla con la isla principal de Mikines

Alcatraces en Mykines

Alcatraces en Mykines

Frailecillo en Mykines

Frailecillo en Mykines

Cruzamos el puente y encaramos la recta final hasta el faro. El extremo más occidental de las 18 Islas Feroe. Es una vista espectacular de ambos lados de Mykines. En la cara norte, el fuerte viento del atlántico hace que el océano este revuelto y de un azul oscuro con tan solo unos toques blancos de las olas que rompen. En cambio en la cara sur, protegida del viento, el agua esta calmada, cristalina y con una tonalidad más cálida. Volvemos por la cara norte. Tenemos el precipicio a escasos metros y hay que ir con cuidado. Aunque es un lugar ideal para observar a las familias de aves marinas como los Alcatraces o los Frailecillos.

Vista desde la punta de Mykines.

Vista desde la punta de Mykines.

Una caminata altamente recomendable y que finaliza nuestro viaje a las Feroe de forma excepcional con un vuelo de vuelta en Helicóptero.

Datos Prácticos:
Como llegar : La compañía Atlantic Airways tiene vuelos directos desde Barcelona. Además de los vuelos regulares en Helicóptero por toda la isla. www.atlantic.fo/en/

Donde dormir: En Tórshavn el Hotel Føroyar, www.hotelforoyar.fo
En Gjógv el guesthouse Gjáargarður, www.gjaargardur.fo
En la isla de Vágar, el 62°N Airport Hotel.

Donde comer: En Tórshavn en el resturante Koks y en el restaurant Etika. También en casa de Jóannes Patursson (preguntar en la oficina de turismo).
En Søldafjørður en casa de Lena y Jákup (preguntar en la oficina de turismo).
En Gjógv el guesthouse Gjáargarður, www.gjaargardur.fo

Alquilar un coche en la oficina del aeropuerto, por ejemplo de la compañía 62N.

Oficina de turismo de las Islas Feore.

Loading Facebook Comments ...

Deja tu comentario