Viajes y Fotografías  de David Monfil
de ruta por


Mama Tunza – Pay It Forward 2ª Parte

Recién levantado, los niños ya están en pie. Vivian y su pandilla beben juntos leche con cereales apoyados en la pared. Una vez terminado el desayuno, me acerco. Es la primera vez que me da la mano, y nos damos una vuelta por el patio. Klinton y Susan se unen al paseo. Y más tarde también Metrin, una niña que tiene dificultades para andar. Me alegro mucho de estar allí, veo que mi presencia les hace sonreír. Nos damos largos paseos por el patio, mientras voy tomando fotos.

Al rato, los niños entran en clase y entonces Erastus, el cuidador responsable de la habitación de los chicos, Angelina y Max, 2 voluntarios que también viven aquí por un tiempo, me invitan a dar un paseo. Acepto y nos vamos a la colina más alta, desde donde se ve toda la extensión de terreno en la que esta ubicada Mama Tunza. Es una bonita excursión.

Al volver, una profesora nos invita a entrar en su clase. Son niños de entre 3 a 8 años mezclados. Les están enseñando a distinguir los días de la semana y los meses. De vez en cuando, la profesora, hace levantar a uno para que diga algo. No lo entiendo, es una mezcla de Swahili e Ingles. Los otros niños, siguen sus palabras cantando.

En la clase está otro de los peques pero de los mayores. Desde que Patrick trajo los juguetes, el se agenció de unos prismáticos de plástico y cada vez que me ve, se acerca y me mira tras ellos, con una gran sonrisa. Yo le imito con mi cámara, pero lo que es inimitable para mí son sus dientes, mejor dicho, los que no tiene. Le faltan las 2 paletillas. Nos tronchamos de risa juntos.

Llevo ya 2 días, han pasado rápido, pero la sensación para mí es como si hubiera estado una semana. Los niños ya me ven como uno más y yo me veo con la autoridad suficiente de corregirles en lo que veo que es peligroso. Me encuentro que algunos juegan con un alambre oxidado, otros están intentado desmontar un juguete con un cuchillo afilado de más de un palmo, otros se ponen en la boca pequeños muelles de juguetes rotos e incluso, he pillado a alguno con una pila de reloj, apunto de comérsela. No se como no ha habido todavía una desgracia. Los cuidadores no me hacen mucho caso cuando les advierto de esto. Les dicen 2 palabras pero al rato vuelven con lo mismo. Es difícil.

Han traído comida, bananas, patatas, cereales. Mama Tunza me llama para que lo fotografíe. De paso, me enseña algunas partes del orfanato que todavía no había visto, como el corral con gallinas, conejos y 2 vacas. Aunque la leche la trae un motociclista cada día, también como donación de Kobo, la fundación que me ayuda en el reportaje, al igual que otros alimentos para asegurar un dieta a los niños con proteínas.

Hoy ha venido Silvia, mi contacto con Kobo. Me ha traído un saco de dormir y una mosquitera pero no me hará falta porque no hay mosquitos. En mi habitación, me encuentro con los típicas palomitas que vienen cuando hay luz. Lo más gordo que me he encontrado es una araña como una pelota de ping pong corriendo por la pared. Lo primero que se me ha ocurrido es hacerle una foto. Luego, lo siento por ella, pero no podía dejarla vivir en mi habitación.

Otro día lleno de emociones y otra lección aprendida. Aquí todos cuidan de todos. Veo que viven como si fueran una gran familia. De hecho lo son. Los mayores, juegan con los pequeños, los miman (cuando pueden), unos se encargan de repartir la comida, otros de limpiar la ropa. También hay encargados para la hora de la pregaria y todos respetan el trabajo de todos. Son como más de 100 hermanos y todavía no he visto ninguna discusión ni pelea. Son una gran familia…Continuará (2 de 5)

Leer la primera parte.

Loading Facebook Comments ...

6 Respuestas a “Mama Tunza – Pay It Forward 2ª Parte”

  1. David felicidades por el reportaje ,esta bien lo de la araña ,primero la foto y luego…..jeje¿Porque las fotos bn?.

  2. yadira dice:

    a mi me parece que el blanco y negro es ideal para centrarnos en el mensaje. mas importante que el bello color de África, es la situación de estos niños, la camaradería de esta gente, la solidaridad…. me apere de muy acertado el blanco y negro

  3. Esther dice:

    ¡Hola David! ¡¡Un reportaje magnífico!! Hace poco vi la historia de Mamá Tunza en Informe Semanal y estoy buscando alguna manera de colaborar con ella haciéndole llegar una ayuda económica. ¿Tú sabes cómo podría hacerlo? Te agradezco la ayuda. Un saludo.

Deja tu comentario