Viajes y Fotografías  de David Monfil
de ruta por


Viajar al sur de Tailandia 3 días. Phuket, Phang Nga y Khao Sok National Park.

Dirección al sur de Tailandia, llegamos en avión de Thai Airways a Phuket procedentes de Bangkok. Desde la ventanilla veo toda la costa oeste, también de Phang Nga, y no dejo de pensar en lo que pasó el 2004 cuando el tsunami lo arrasó todo.

Sur de Tailandia desde el Avión

Sur de Tailandia desde el Avión

Con el Boing 777 repleto de turistas dispuestos a disfrutar, ahora está como si nada hubiera pasado, yo no he podido pensar en otra cosa e imaginarme desde el aire la gran masa de agua invadiendo toda la costa. Pero nos esperan 3 días para descubrir uno de los rincones más llamativos de Tailandia, así que; ruedas y pies en el suelo y adelante.

Playa larga de Phuket

Playa larga de Phuket

Nada mas aterrizar nos vamos dirección Phang Nga, provincia justo encima de la isla de Phuket, para coger una lancha que nos llevará a Khao Phing Kan Island o más conocida mundialmente como la Isla de James Bond. Pasamos por manglares repletos de vegetación enredada y retorcida, de aquí viene el nombre de “mangle”, e imposible de poner un pie en tierra. Estamos rodeados de escarpados acantilados y cuando parece que no hay escapatoria la lancha se acerca a una pared inmensa y reduce la velocidad. El “chofer” está empeñado en pasar, parece que sabe lo que está haciendo. Agachamos la cabeza y cruzamos al otro lado. Hemos atravesado una montaña rocosa inmensa y entramos en mar abierto. Las enormes islas de roca caliza, de gran altura pero de poco diámetro, se levantan como una cola de cocodrilo en el agua. Aunque el tiempo no ayuda ya que el sol brilla por su ausencia, el paisaje es impresionante.

Playa de la Isla de James Bond con gente

Playa de la Isla de James Bond con gente

Llegamos a la isla del espía más famoso y no hay rastro de él, todo lo contrario, está plagada de turistas y casi parece un centro comercial el primer día de rebajas. Aún así, la isla es perfecta. Tiene una playa a medida para unas raquetas de pádel y unas vistas diferentes a todo lo visto, valga la redundancia, ya que tiene un espigón enorme en el centro y delante de la playa que le hace ser un lugar único. Con algunos problemillas para hacer una buena foto, finalmente lo consigo y sin photoshop pero si con un amable, -por favor podría salir un momentito-, la isla parece desértica. Que manía tiene la gente de hacerse “Selfies”.

Playa de la Isla de James Bond sin gente

Playa de la Isla de James Bond sin gente

Volvemos en lancha hacia la isla de Koh Panyi. Se trata de una isla en la que se construyó un asentamiento flotante. Habitado desde el siglo XVIII por pescadores nómadas de la etnia Malay, hoy en día viven 360 familias la mayoría musulmanes. El pueblo íntegramente está levantado al agua por andamios de madera e incluso tiene un pequeño campo de fútbol que hace las delicias de los niños que viven allí. Mientras algunos juegan, las niñas venden recuerdos. Una pequeña se me acerca con una bandeja sujeta por una cuerda que rodea su cuello y me pide que le compre alguna cosa. Y es cuando me entra el dilema de siempre. Si le compro quizás no le hago bien porque verá que gana más vendiendo que estudiando. Si no le compro, no la haré feliz. Me lo ha pedido con tanta ilusión. Mientras me enseña varias cosas y me rodena media docena más de niños, me decido. Le compro por que prefiero darle el dinero a ella en lugar de la típica tienda de souvenirs del aeropuerto.

Anciana triturando especies

Anciana triturando especies

La niña a la que le compré los souvenirs

La niña a la que le compré los souvenirs

Se hace tarde y todavía tenemos que ir al hotel. Cogemos la lancha hasta la furgo que nos espera para trasladarnos hasta el hotel Aleenta Phuket – Phang Nga. Mañana será otro día.

Me levanto con ilusión, me espera un día repleto de emociones. Vamos dirección al Parque Nacional Khao Sok al este de Phang Nga. Nos lleva dos horas de camino de furgoneta hasta llegar a coger unas canoas para recorrer el río con el mismo nombre del parque. Tenemos de todo: sol, lluvia, viento. Lo bueno es que la lluvia es fina y dura poco; el calor es aceptable, el sol va y viene; y el viento ayuda a secarnos la ropa. Un descenso muy agradable contemplando un paisaje de autentica naturaleza salvaje.

Camino al río del Parque Nacional Khao Sok

Camino al río del Parque Nacional Khao Sok

Navegando en canoa por el río

Navegando en canoa por el río

La siguiente actividad es subir en elefante. Como sabéis es uno de mis animales favoritos y después de conocer los elefantes africanos en Kenia donde hay muchas crías huérfanas por la caza, me apetecía mucho ver un lugar donde miman y cuidan a estos amigos inolvidables. Aunque siempre es mucho mejor verlos en libertad, considero esta actividad como educativa y de acercamiento. Es una experiencia sumamente gratificante poder estar tan cerca de un animal tan bello y si sirve de alguna forma para concienciar al turista y en general a las personas de respetar y cuidar a los animales, bienvenido sea.

El cuidador limpiando a los elefantes

El cuidador limpiando a los elefantes

Limpios y dispuestos, los elefantes se colocan y subimos a ellos a través de una estructura de hormigón que nos permite ponernos a la altura de su lomo. Nos toca el más travieso. Vamos en una expedición de 3 elefantes y nos adentramos en la selva del parque nacional. El orden tiene su importancia ya que el primer elefante es el más obediente y dócil. El último, que hace de retaguardia, también parece ser prudente y obedece al instante las indicaciones de su cuidador. En cambio, en el que vamos Vanesa y yo, mi compañera de aventura periodista del Huffington Post, parece ser que va a la suya y en cuanto ve una ramita con sus hojas bien puestas, se lo toma como un tentempié. El guía, por muchos chasquidos y señas que le haga al elefante, ni se mueve hasta que se zampa lo que le apetece y así sucesivas veces. Una pequeña anécdota de nuestro paseo en elefante por la selva del Parque Nacional Khao Sok.

Adentrándonos en la selva del Parque Nacional Khao Sok

Adentrándonos en la selva del Parque Nacional Khao Sok

Subido a lomos de nuestro elefante travieso

Subido a lomos de nuestro elefante travieso

Al día siguiente, Alfredo periodista de EFEtur Viajes y yo, decidimos bajar a Phuket para aprovechar el último día y conocer algunas playas dónde el tsunami hizo estragos. Hay mucho tráfico y no nos da tiempo para más. Pero algo es algo y la experiencia de estar en el mismo sitio y en las misma playas donde hace 10 años tuvo lugar el día después de navidad el trágico suceso natural, te da que pensar y me demuestra que tenemos que aprovechar cualquier buena oportunidad que nos la vida para vivirla al máximo y día a día. Nunca sabes que puede pasar mañana.

Playas semi vírgenes de Phuket

Playas semi vírgenes de Phuket

 

Loading Facebook Comments ...

Una Respuesta a “Viajar al sur de Tailandia 3 días. Phuket, Phang Nga y Khao Sok National Park.”

  1. natalia dice:

    Estimado blogger,

    Soy Natalia, Responsable de Comunicación de Paperblog. Tras haberlo descubierto, me pongo en contacto contigo para invitarte a conocer el proyecto Paperblog, http://es.paperblog.com, un nuevo servicio de periodismo ciudadano. Paperblog es una plataforma digital que, a modo de revista de blogs, da a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos.

    Si el concepto te interesa sólo tienes que proponer tu blog para participar. Los artículos estarían acompañados de tu nombre/seudónimo y ficha de perfil, además de varios vínculos hacia el blog original, al principio y al final de cada uno. Los más interesantes podrán ser seleccionados por el equipo para aparecer en Portada y tú podrás ser seleccionado como Autor del día.

    Espero que te motive el proyecto que iniciamos con tanta ilusión en enero de 2010. Échale un ojo y no dudes en escribirme para conocer más detalles.

    Recibe un cordial y afectuoso saludo,
    Natalia

Deja tu comentario